Simplemente alimentos

Simplemente alimentos

La industria ha mostrado un desarrollo no sólo en la producción misma de alimentos si no en materia de tecnología, mejora nutricional y estándares de calidad, que han permitido una mayor disponibilidad de productos frescos y empacados. Calificar este desarrollo como ultra procesamiento abre un debate que se aleja de la racionalidad científica

Expertos advierten que la definición de “alimento ultraprocesado”, acuñada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y por el  sistema de clasificación de alimentos NOVA,  carece de fundamentos científicos y da una percepción negativa o confusa de alimentos esenciales para la salud de la población, solo por el hecho de estar envasados, ser esterilizados o estar fortificados con vitaminas y minerales.

“La calidad nutricional de un alimento no depende de su proceso. Por esto, no es preciso clasificar a las comidas que tienen procesos complejos como dañinas a la salud”, explican Ana María Quirós Blanco y Ana Isabel Incer González, investigadoras del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) de la Universidad de Costa Rica y la Asociación de Tecnología Alimentaria de Costa Rica.

La industria agroalimentaria aplica procesos complejos y de alta tecnología para convertir alimentos perecederos en productos que pueden ser transportados del campo a la ciudad, comercializados, almacenados y consumidos en forma segura por la población.

Todo alimento industrializado es sometido a algún proceso físico, químico o biológico con el objeto de mantener o mejorar sus propiedades bromatológicas, sensoriales y nutritivas para satisfacer las demandas generales o específicas de los consumidores.

“El ‘procesar’ ha permitido que más población pueda acceder a alimentos seguros. Pensar que el procesamiento tiene algún efecto sobre el perfil nutricional es un concepto erróneo. Puede haber alimentos que no han sido sometidos a ningún proceso de elaboración/conservación y que, sin embargo, acarreen problemas para la salud por la presencia de contaminantes físicos, químicos y/o microbiológicos”, concuerdan las investigadoras.

Mientras que la OPS  señala que el aumento del peso corporal se encuentra directamente relacionado con el consumo de “ultraprocesados”, los tecnólogos aseguran que cualquier alimento puede ser parte de una dieta balanceada combinada con un estilo de vida saludable.

“Las bondades de un alimento para ser parte de una dieta saludable y equilibrada no pasan por el grado de ‘elaboración’ que tengan, sino por su composición, aporte de nutrientes y por su participación en la dieta total”, sentencian las académicas

Gracias al avance de la ciencia y la tecnología, hoy en día es posible poner a disposición de la población alimentos seguros, nutritivos y de calidad, que se elaboran utilizando procesos complejos y de alta tecnología.

Fuente: Universidad de Costa Rica https://www.ucr.ac.cr

 

Regresar a Bienestar Cavidea